Tiempo de lectura: 3 minutos

El Covid-19 ha puesto en jaque a muchas naciones en el mundo, pero el caso de Italia ha sido uno de los más devastadores. Hasta este momento, autoridades de este país han confirmado más de 200 mil casos de Covid-19 y lamentan 32 mil 330 muertes. Pero hubo un pueblo en Italia que, a pesar de los pesares, logró salir adelante y convertirse en ejemplo en la lucha contra el Covid-19. ¿Qué podemos aprender de su experiencia?

Vo’Euganeo es una comuna en la región de Véneto en Italia. Fue justo allí en donde, el 21 de febrero, surgió la primer muerte por Covid-19 en este país. Hoy, Vo’Euganeo reporta 0 casos nuevos. ¿Por qué? Porque fueron hábiles en enfrentar este virus. ¿Cómo? Con pruebas a escala y un control exhaustivo de los casos positivos.

Tras haberse reportado las primeras sospechas de casos de Covid-19 en este pequeño pueblo, Vo’Euganeo se convirtió en un experimento científico para erradicar el Covid-19. Cerraron sus fronteras y ordenaron cuarentena obligatoria para toda la población, Descubrieron que el distanciamiento social y la suspensión de actividades ayudaban, pero no eran suficientes. Así que decidieron buscar otras maneras para erradicarlo.

Para ello, trazaron una línea base para entender a este virus, al realizar pruebas a todos los pobladores de la comuna. En su investigación descubrieron que el 3 por ciento de sus habitantes, en ese momento, habían sido contagiados; de los cuales el 43.2 por ciento eran pacientes asintomáticos. Esto les permitió identificar focos de contagio y mantener a esos casos positivos totalmente aislados, para frenar la propagación del virus. Tras dos semanas de seguir esta estrategia, el porcentaje de infectados bajó a 0.25 por ciento. No reportan ni un caso nuevo desde el 13 de marzo.

El caso de Vo’Euganeo es un ejemplo para el mundo entero, sobretodo para nosotros. Supieron reaccionar al virus y, desde un inicio, tuvieron un plan, lo comunicaron a su población y lo ejecutaron con disciplina. Tenemos que buscar la manera de aprender de su ejemplo e imitar sus buenas prácticas.

Ya lo he dicho varias veces, y considero que nuestras autoridades, en conjunto con el personal médico y muchísimas organizaciones y entidades, han hecho un esfuerzo titánico para enfrentar esta pandemia. Pero falta mucho por hacer. El doctor y experto en epidemiología, Edwin Asturias, quien liderará la Comisión Nacional contra el Coronavirus, ya ha expresado a varios medios que aún no hemos llegado al pico de la pandemia.

Necesitamos pasar pruebas PCR inteligentes, con fundamento y a gran escala (aunque no masivas) para poder identificar los casos oportunamente. Aprendamos del caso de Vo’Euganeo, al implementar una estrategia que incluya rastreo de contactos, control de cuarentenas y uso estricto de mascarilla. Esta es la fórmula que permitiría abrir sin incurrir el riesgo de saturar nuestro débil sistema de salud nacional.

Hoy, más que nunca, debemos unir esfuerzos para luchar contra este virus. La tecnología nos puede ayudar con ese rastreo de contactos y con los controles de cuarentenas. En Hong Kong, por ejemplo, las autoridades optaron por colocar brazaletes inteligentes a pacientes clave, con el objetivo de monitorear su ubicación. En fin, lo más importante es enfocar todos los esfuerzos de nación detrás de un solo plan y que las autoridades, los hospitales, los donantes y la sociedad, se comprometan a impulsar y acatar dicho plan.

 

Son muy claras las diferencias y contrastes entre las naciones y ciudades que han optado por reaccionar fundamentados en una estrategia bien pensada, y aquellas que hoy sufren las consecuencias de la improvisación. Con la creación de la Comisión contra el Coronavirus, espero que la situación mejore. Mis mejores deseos al Dr. Asturias, para que tome las decisiones más acertadas y adecuadas en estos momentos tan difíciles y, sobretodo, que logremos complementar nuestros planes de nación con los aprendizajes de las buenas prácticas que han salvado a miles de personas en el mundo.