Tiempo de lectura: 3 minutos

Ayer, 15 de julio de 2020, conmemoramos 23 años de la Policía Nacional Civil (PNC). Aquí, y en la mayoría de países del mundo, la policía es una institución de gran importancia para el resguardo de la nación y para la prevalencia de la seguridad.

 

En Guatemala, nuestra fuerza policial es relativamente joven. Uno de los logros de la firma de los acuerdos de paz, fue la creación de este organismo. Con ello se logró ampliar la cobertura a todo el territorio nacional. Además, dentro de la PNC, se crearon entidades para cubrir áreas específicas de acción como la División de Fuerzas Especiales (DIFEP), la División Nacional contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas (DIPANDA), entre otras. Durante estos 23 años, nuestras autoridades han velado por la formación profesional de los agentes de la policía, tanto en universidades del país como en centros de formación a nivel internacional. Hoy más de 39 mil agentes de la PNC trabajan día y noche por el resguardo de todos nosotros.

 

Sin lugar a dudas, con la pandemia del Covid-19, la labor de todos estos agentes se ha dificultado. Ellos, además del personal de salud, se encuentran en la primera línea de batalla contra el Coronavirus. Como ciudadanos, debemos acompañarlos en este difícil camino que les toca. Claro que, parte de ese apoyo y acompañamiento, incluye la exigencia por incorporar procesos de mejora continua y autodepuración. Pero debemos construir sobre la institucionalidad y no solo criticarla. Suficientemente arriesgado es ser policía como para además sufrir estigmatización como un trabajo “perverso” o “malo”.

 

Lamentablemente, a nivel latinoamericano, la policía vive estigmatizada. Según el informe de Latinobarómetro, el 65 por ciento de los ciudadanos de la región reconoce tener poca o ninguna confianza en la policía. Los datos del Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014 sobre seguridad del Programa de Naciones Unidas reflejan esa misma tendencia. Según este informe el nivel de confianza en la policía en Guatemala llega apenas a 35.2, sobre 100. Además, la percepción de la participación de este ente en el crimen es de 61.84 sobre 100, ¡un nivel altísimo!

 

Esto preocupa. No podemos tener un país seguro, si no confiamos en la institución que vela por dicha seguridad. No se trata de ignorar las malas o nocivas acciones de algún policía o grupo de policías. Sin embargo, no se puede desprestigiar una importante institución por el mal actuar de unos pocos. En todo caso, se deben implementar mecanismos que responsabilicen a los líderes institucionales o los sindicales que han bloqueado los necesarios procesos de depuración interna.

 

Tomemos el ejemplo de la situación en Estados Unidos. Hoy la policía de este país sufre un momento de crisis. En muchas partes del país norteamericano se vive un fuerte clamor por cancelar la policía. Independientemente de las razones que motivan este clamor, el abolir la policía es muy peligroso. La policía es un organismo que vela por el orden público. Es importante que estos entes cuenten con procesos de depuración interna para prevenir que se acumule tanta presión, que los lleve a un punto de crisis. El enfoque de ese clamor ciudadano quizás debe dirigirse hacia esos procesos de depuración interna.

 

Desafortunadamente, en nuestro país, la PNC ha vivido un fuerte desgaste. Desde hace años, los gobiernos de turno han debilitado la institucionalidad, rotando el liderazgo de dicho ente cada 4 a 6 meses. Esto, combinado con una falta de visión estratégica de largo plazo, limita la capacidad de generar los resultados que la población espera.

 

Como ciudadanos nos toca volver a confiar. Confiemos en la denuncia y en nuestras autoridades. Cada uno de nosotros podemos colaborar al fortalecimiento del respeto a la institución y a la autoridad. Activémonos y denunciemos. Podemos utilizar herramientas como Crime Stoppers Guatemala (tupista.gt) para denunciar anónimamente. Recordemos que nuestras denuncias son un insumo importante para lograr la seguridad ciudadana que tanto añoramos. Una autoridad fortalecida y respetada por todos, puede generar importantes resultados para el país. Los policías de Guatemala son héroes las 24 horas de los 7 días de la semana. Su misión es servir y protegernos a todos y cada uno de nosotros. Démosle un abrazo virtual en su cumpleaños a la PNC y a cada uno de sus agentes.