Tiempo de lectura: 4 minutos

El Covid-19 es la primer pandemia que vivimos como una sociedad totalmente globalizada. El primer caso se registró en noviembre de 2019 en Wuhan, China. Cuatro meses después, a miles de kilómetros de distancia, llegó a nuestro país. Lógicamente, muchos de nosotros nos asustamos. El Covid-19 es un virus nuevo y desconocido que ha mostrado ser letal y extremadamente contagioso. ¿Cómo podíamos enfrentarlo?

 

El 13 de marzo se confirmó el primer caso de Covid-19 en nuestro país. Con ello, nuestro presidente, Alejandro Giammattei, tomó difíciles, pero acertadas y oportunas decisiones. Ello con el fin de lograr la mayor contención posible de la enfermedad. A nivel mundial ya se comenzaban a ver qué medidas tomaban otros países. Entre ellas sobresalía el distanciamiento social, los protocolos de higiene y el uso estratégico de pruebas.

Era posible ver una correlación entre los países que habían abordado la crisis con mayor éxito, y la estrategia de hacer pruebas para Covid-19. Un caso exitoso es Taiwán, a pesar de ser un país apenas a 180 kilómetros de China y muy cerca de la zona 0, se anticipó a la llegada del Covid-19 a sus fronteras y supo contenerlo. Ellos concientizaron a su población desde un inicio, se han apoyado de aplicaciones de big data para tener un mejor rastreo de posibles contagios. Otro caso exitoso es el de Corea del Sur. A pesar de ser vecino de China, el número de contagios y tasa de mortalidad ha sido mucho menor que en países más alejados. Parte de tal éxito, se debe a la realización estratégica de pruebas en la población, para así aislar a pacientes asintomáticos y evitar la propagación del virus. Ambos países han demostrado que las pruebas deben realizarse de forma estratégica y proactiva, y no solo a pacientes con síntomas.

Surgió entonces la inquietud de adquirir pruebas de Covid-19 para Guatemala. La gran pregunta era ¿cómo?. ¿Cómo adquiríamos las miles de pruebas que necesitamos como nación para hacerle frente a este virus? ¿Cómo conseguíamos al proveedor ideal que nos pudiese despachar esas pruebas? y, lo más importante, ¿cómo conseguíamos los fondos necesarios para hacer estas compras? A través de Fundesa organizamos un equipo de trabajo y pusimos manos a la obra.

 

Nos dimos cuenta que existe una competencia gigante por abastecerse de pruebas para Covid-19 en el mundo. Pero además, descubrimos que existen distintos tipos y calidades de pruebas, por ejemplo las rápidas y las moleculares. ¿Cuál era entonces la más adecuada para Guatemala? Para ayudarnos, establecimos un comité técnico con la Universidad del Valle de Guatemala, debido a su amplia experiencia en biología molecular. Su equipo de expertos estableció los criterios técnicos y armaron una matriz con las especificaciones que nos ofrecían los distintos proveedores. También evaluaron la viabilidad de las pruebas en nuestro país, es decir, si existen máquinas que podrían correrlas, si era posible adquirir los reactivos para esas pruebas, etc.

 

Mientras tanto, teníamos que conseguir los recursos para poder comprarlas. Así que organizamos la “Campaña nacional de recaudación para pruebas del Covid-19”. La respuesta y apoyo que obtuvimos fue muy buena. En 96 horas ya habíamos recaudado el primer millón de dólares. El 25 de marzo tuvimos una reunión con autoridades del Ministerio de Salud, el Laboratorio Nacional y el IGSS, en las instalaciones del hospital temporal del Parque de la Industria, para definir conjuntamente ese plan de acción de aprovisionamiento de pruebas.

Encontramos disponibilidad de pruebas que se ajustaban a nuestras necesidades en Corea del Sur. Solicitamos el apoyo del embajador de este país, Seok-Hwa Hong, para presentarle nuestra inquietud y conocer si él, a través de sus contactos, nos podía ayudar con el proceso. De esta manera, el Sr. embajador nos refirió con Kotra (Korean Trade-Investment Promotion Agency), entidad que nos apoyó con toda la gestión. Sin lugar a dudas, la apertura de la embajada de Corea del Sur y sus finas gestiones, hicieron posible esta importante adquisición.

 

Finalmente, efectuamos nuestra primer compra pero todavía teníamos que traer estas pruebas a nuestro país. Debido a la situación mundial, sabíamos que esto no sería fácil. Teníamos que encontrar a alguna entidad que pudiera trasladar las miles de pruebas que habíamos comprado y que respetara todas las medidas sanitarias. Fue en ese momento en que se suma a este esfuerzo DHL Medical Express. Ellos agilizaron la entrega del pedido, a pesar de las restricciones de vuelos y las complicaciones logísticas. Además, CPS Logistics también brindó un apoyo invaluable en el des-aduanaje y, siendo una compra de emergencia, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) agilizó el proceso.

 

Entregamos un lote de 5 mil 400 pruebas el 6 de abril a nuestro presidente, el Dr. Alejandro Giammattei, en Casa Presidencial, y el 20 de abril entregamos 576 pruebas moleculares de diagnóstico de Covid-19 a autoridades del IGSS. Estas son tan solo las primeras pruebas. Hoy nos encontramos en proceso de importación de muchas pruebas más. Adicionalmente, también hemos importado reactivos de extracción para poder realizar las 26 mil pruebas que fueron donadas por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a nuestro país.

Sin embargo, la adquisición de pruebas es solo una parte de este titánico esfuerzo por resguardar nuestra nación del Covid-19. Este virus nos ha mostrado lo vulnerables que somos como sociedad, pero también, nos ha mostrado las grandes cosas que podemos alcanzar cuando nos unimos. Sin duda la colaboración y cooperación entre todos los guatemaltecos ha sido fundamental en todo este proceso, pero todavía nos falta mucho. A través de Fundesa, hemos conformado una comisión por medio de la cual estaremos apoyando a las diferentes instancias de gobierno para que nuestro país salga adelante.

 

El Covid-19 es una nube negra que sigue sobre nuestro país. Se avizoran aún importantes retos sociales y económicos. Pero no debemos olvidar que esta es una lucha de todos los guatemaltecos. Debemos activarnos y juntos colaborar en todo lo que podamos. Solo unidos, podremos enfrentar al Covid-19 y avanzar como nación.