Tiempo de lectura: 2 minutos
Hace algunas semanas el emprendedor, académico y filósofo Yaron Brook, visitó Guatemala. En una conferencia que dio sobre el libre mercado hizo énfasis en la importancia del emprendimiento desde varios puntos de vista. En primer lugar, el emprendedor se presenta como creador de algo útil para la humanidad, persiguiendo así el intercambio libre de un bien o un servicio. En segundo lugar, la importancia que tiene para el emprendedor crear algo innovador y valioso para él mismo.

Si analizamos ambos puntos, caemos en cuenta que, en el mundo actual de los negocios hay nuevos paradigmas que van más allá de solo ser solamente rentables. Se trata de un nuevo tipo de emprendedor que tiene una visión más amplia, posee conciencia de su responsabilidad, tanto con su misma compañía como con los distintos poderdantes (los proveedores, los vecinos, sus colaboradores, sus clientes) además de factores como el medio ambiente y el pago de impuestos; por ello sabe que es rentable hacer las cosas bien.

Sin embargo, estas ideas han representado principios básicos para muchos desde hace siglos. Por ejemplo, en la década de 1890 una crisis de higiene azotó la Inglaterra de la época victoriana, fue así como William Hesketh Lever creó “Sunlight Soap”, solucionando un problema que afectaba a esa población. Hesketh Lever difundió higiene mucho antes que la compañía fuera identificada por prosperar al hacer el bien. Hoy en día vemos cómo ese principio de Unilever, presidida por el empresario alemán, Paul Polman persiste. Él es conocido a nivel mundial por sus fuertes ideas, las cuales promueven la implementación de soluciones sostenibles para el medio ambiente. Con su ejemplo ha logrado inspirar a nuevos emprendedores para que busquen cómo crear una sociedad mejor.

Existen nuevos emprendedores que ponen en práctica estos principios de impacto social para beneficio de sus empresas y comunidades, como Elon Musk. Este empresario sudafricano, además de ser co-fundador de Pay-Pal, una empresa que facilita el comercio electrónico en Internet al proteger la seguridad financiera de los consumidores, también fundó Space X (Space Exploration Technologies Corporation) en la que un grupo de científicos diseñan, prueban y fabrican transporte aeroespacial. No obstante, el más reciente mérito de Musk es haber formado parte de la creación de un sedán que, además de no utilizar combustibles al ser 100% eléctrico, recientemente fue calificado por la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) como el automóvil más seguro que ellos hayan evaluado: el Tesla Model S de su compañía Tesla Motors.

Emprender supone un riesgo, una idea y una decisión. Una buena idea de negocios en manos de un emprendedor responsable tiene el potencial de cambiar el mundo. Las empresas responsables crean empleos a la vez que ofrecen soluciones a los problemas de la humanidad. Sin embargo, esto solo sucederá si apoyamos el emprendimiento. Valoremos el esfuerzo y el mérito de emprender en su justa dimensión ya que es la única solución viable al déficit de empleo que tanto afecta a Guatemala. Nuestra futuro dependerá de los actuales y futuros emprendedores que, con sus grandes ideas, pueden llegar a generar ese millón de empleos que requiere nuestro país para nuestros jóvenes.

Nota: este artículo fue publicado el 13 de julio de 2013 en la revista Contrapoder.