Tiempo de lectura: 2 minutos
Guatemala presentó en el organismo internacional la hoja de ruta que seguirá para desarrollar condiciones favorables que incentiven el emprendimiento.

A finales de junio, tuve la grata oportunidad de presentar “Mejoremos Guate” durante el debate “Emprendimiento para el Desarrollo” ante la Asamblea General de Organización de las Naciones Unidas, uno de los organismos de más peso en el mundo. El hecho de que el tema haya sido propuesto por Israel generó controversia. Sin embargo, y dejando de lado cuestiones geopolíticas de las que Guatemala es ajena, ese país constituye un gran ejemplo a seguir.

A pesar de que sus condiciones climáticas y carencia de recursos naturales, Israel ha sabido innovar y emprender para lograr su desarrollo. De acuerdo con The Economist, es la nación con mayor cantidad de start-ups (tecnología de nueva generación) y ocupa uno de los primeros lugares en el índice de patentes per cápita a nivel mundial. Y eso tiene mucho que ver con su alto grado de emprendimiento y cultura de trabajo.

El caso de Guatemala es al revés. Aunque tenemos cultura de trabajo, no tenemos un ecosistema de emprendimiento favorable. Orgullosamente, puedo afirmar que ya tenemos una hoja de ruta y estamos trabajando por generar condiciones propicias para nuevos negocios y para lograr el desarrollo integral del país.
El ecosistema de emprendimiento creará un ambiente amigable para que empresarios se atrevan a invertir en nuestro país. Es importante que los guatemaltecos comprendamos que sin un esquema de desarrollo integral no habrá inversiones. De ahí la importancia de “Mejoremos Guate” haya sido presentada ante la ONU como uno de los mecanismos de acción para apoyar a jóvenes emprendedores y generar empleos dignos mediante al fortalecimiento de las instituciones. La iniciativa descansa tres pilares o ejes de acción.

Solo con instituciones fuertes y reglas claras podrá haber un clima de negocios favorable para los emprendedores. Esto es fundamental para lograr el desarrollo de las personas y de un país. Las oportunidades de empleo no se generan en lo abstracto, se generan en las empresas y éstas, a su vez, se generan con las inversiones de personas con visión y capacidad de asumir riesgos.

Ser innovador abre puertas internacionalmente para compartir experiencias. Que Guatemala haya tenido la oportunidad de presentar esta iniciativa en el debate temático de la ONU constituye un gran privilegio y una oportunidad para cambiar la imagen del país. Uno de los mejores dramaturgos franceses, Pierre Corneille, dijo acertadamente que “ganar sin riesgo es triunfar sin gloria”. Arriesguémonos juntos. El reto está dentro de nosotros mismos: dejemos atrás los paradigmas, apoyemos y valoremos el emprendimiento de aquellos que se atreven a asumir riesgos. Recordemos que el emprendimiento es desarrollo y el desarrollo supone el crecimiento personal y profesional de toda una nación.

Nota: este artículo fue publicado el 22 de julio de 2013 en la revista Contrapoder.